Menú Principal
6 de julio de 2020

Hospital de Natales despidió en sus hogares a dos de sus funcionarias que se jubilaron

Sorpresa causó en Patricia Carreño y María Angélica Andrade la sentida despedida de sus ahora ex compañeros de labores por sus años de servicio en el Hospital Augusto Essmann Burgos de Puerto Natales.

Y fue con una visita en sus hogares, debido a la contingencia sanitaria que vive la región y el país producto del Covid-19, encabezada por el director del hospital, el Dr. Darwin Letelier, donde se premió y se agradeció a estas dos profesionales por su labor abnegada dentro del principal recinto hospitalario de la Provincia de Última Esperanza.

En ese sentido, Patricia Carreño, quien trabajó desde el 20 de febrero de 1991 y dejó de trabajar el 1 de julio de este año como matrona del hospital, acotó: «Yo era matrona clínica en el recinto de Natales y fueron años muy fructíferos, porque me pude desarrollar en distintos ámbitos dentro del campo, atendí a madres gestantes y recién nacidos», dijo Carreño. A lo que añadió, con un nudo en la garganta, que «el hospital me permitió desarrollarme en lo que siempre quise hacer».

Sobre la sorpresiva  visita que tuvo en su hogar, Patricia Carreño dijo: «El director agradeció mi trayectoria y por mi aporte y me sentí muy bien por el gesto de acordarse de mi, fue muy sorpresivo y emocionante».

Por último, Carreño sentenció diciendo que «en los años que trabajé en el hospital, pude ser nombrada matrona del pueblo con una medalla en la Cámara de Diputados. Pero lo mejor, sin duda, fue haber recibido a mis dos nietos en el parto de mi hija, ese fue mi mejor logro en mis años de servicio».

Paola Carvajal, Matrona supervisora del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de Puerto Natales, no quiso restarse de esta despedida y acotó: «La ceremonia fue simbólica donde se le  llevó un presente de parte del equipo. Las despedidas no siempre se asocian a tristeza, esta es una nueva etapa de la vida donde podrá disfrutar al 100% de su familia y seres queridos. Fue una profesional que entregó 28 años de su vida a guiar a muchas mujeres que llegaban a sus partos», dijo la matrona supervisora.

Además, Carvajal añadió que «le deseamos lo mejor en esta nueva etapa y le agradecemos su disposición y entrega en el hospital».

María Angélica Andrade

Otra de las visitas que realizaron los directivos del hospital natalino fue a María Angélica Andrade, quien entró a trabajar el 1 de agosto de 1977, donde se desempeñó en varios sectores del recinto hospitalario Augusto Essmann Burgos.

En su primera etapa, Andrade comenzó trabajando en el SOME del hospital; luego, trabajó en la Oficina de Coordinación; en la Oficina de Dirección, como secretaria subrogante; en el departamento de Enfermería y en Recaudación. Finalmente se desempeñó en el departamento de Contabilidad hasta que se acogió a su jubiliación.

En ese contexto, Andrade explicó que «en el departamento de Contabilidad estuve muchos años. Haber estado en el hospital fue una muy buena etapa para mi, porque gracias a mi trabajo logré tener a mi familia, mi hogar y eso es muy bonito, porque siempre me gustó mi trabajo».

En cuanto a la despedida, dijo: «Tuve una linda sorpresa de parte de mis compañeros, porque vinieron a despedirme. Al principio  me asusté, porque me dije ‘qué pasará’ (ríe), pero fue algo muy emocionante».

Me regalaron rosas rojas y un cuadro con todos mis compañeros. No me lo esperaba por la contingencia que estamos viniendo, pero vinieron a despedirme igual y me hizo sentir muy bien, además, el director y la subdirectora administrativa y la señorita Paulina también vinieron a despedirme. Se los agradezco mucho por el gesto que tuvieron conmigo».