Menú Principal
29 de noviembre de 2017

Hospital Dr. Augusto Essmann Burgos dictó charla sobre alimentación para menores de dos año

Madres de la Provincia de Última Esperanza conocieron la importancia de la nutrición de las madres antes del embarazo, durante y en el transcurso de éste, y la alimentación del niño(a) durante los primeros meses.

Cada mes el Hospital Dr. Augusto Essmann Burgos trabaja mancomunadamente con el Comité de Lactancia Materna de Puerto Natales, para apoyar a las madres y padres de la Provincia de Última Esperanza en el proceso de lactancia y en los primeros años de vida de sus hijos e hijas. Ocasión en que los profesionales del recinto de salud expusieron sobre la alimentación de menores de dos años.

Las profesionales del Hospital de Puerto Natales enfatizaron la importancia de la nutrición de las madres antes del embarazo y durante el transcurso de éste, y la alimentación del niño(a) durante los primeros meses. “Durante los primeros 6 meses los bebes se alimentan de manera exclusiva de leche materna, por lo que la alimentación de la madre es muy importante para sustentar el desarrollo y crecimiento del niño”, aseguró la nutricionista del Hospital de Puerto Natales, Jeniffer Rivera.

“Es importante que las madres, en periodo de lactancia, lleven una dieta balanceada para obtener los nutrientes requeridos y cubrir las necesidades nutricionales de la madre, ya que se ven aumentados por el gasto que significa la producción de leche. Una dieta acorde a estas necesidades se basa en proteínas, frutas, verduras, cereales, grasas, vitaminas, minerales, como hierro, calcio y ácido fólico, y mucho líquido”, explicó la interna de nutrición, Camila Trujillo.

Respecto a la alimentación “hasta los 6 meses se recomienda la alimentación exclusiva con leche materna, para los niños de 6 a 7 meses, la alimentación se inicia con una papilla o puré que debe ser preparada inicialmente con verduras, cereales y una pequeña cantidad de carne molida de pollo, pavo o vacuno sin grasa. Es aconsejable no agregar sal a las comidas, para no acostumbrar al niño(a) al sabor salado. El postre recomendado es el puré de fruta, al que no es necesario agregar azúcar.

Asimismo, explicaron que a los 8 meses el menor debería comer aproximadamente 150 gramos de papilla (3/4 de taza), más 100 g de fruta (1/2 taza) al día. A partir de los 8 meses se recomienda la introducción progresiva de legumbres pasadas por un cedazo; una porción reemplazará al puré de verduras con carne una a dos veces por semana. Se recomienda incorporar el pescado y los huevos a partir de los 10 meses. Al año, la mayoría de los niños ya pueden comer las comidas consumidas por la familia, excepto las que contengan condimentos picantes o exceso de sal, estimulantes y las comidas con mucha grasa.

Una de las madres participantes, Constanza Escalona, destacó la instancia, “soy madre primeriza, y agradezco estos espacios que me permiten resolver las dudas que tengo, y además es un espacio que permiten conocer mujeres que están viviendo el mismo proceso”, aseguró.